MONSIEUR GOYA, UNA INDAGACIÓN.

Con motivo del segundo centenario de la creación de las pinturas negras, en la Quinta del Sordo, el Ayuntamiento de Madrid presenta en el Centro Cultural de la Villa Fernán Gómez, una magnífica exposición de pintura y escultura, en torno a la obra de Goya, comisariada por Oliva María Rubio, con la participación de numerosos artistas españoles contemporáneos.

Paralelamente se ofrece el montaje teatral de la obra “Monseiur Goya: una indagación”, con guion de José Sanchís Sinisterra, con videoescenografía del artista Daniel Canogar, y bajo la dirección de Laura Ortega.

Esta obra MONSIEUR GOYA, encargada ad hoc para la ocasión, parece haber sido concebida con una especie de objetivo básico: la ubicación histórica de Goya en sus últimos años de vida, para presentarlo como un exiliado. En este sentido, el trabajo de documentación de Sanchis Sinisterra parece bastante afortunado pues, evitando mostrarnos directamente al personaje, nos va dibujando la figura de Goya en el exilio, como proyectada entre las sombras, a través de las figuras familiares de su concubina, Leocadia Zorrilla, de los hijos de ésta, Guillermo y Rosario, del dramaturgo Leandro Fernández de Moratín, y hasta de la figura ficticia de la lechera de Burdeos. Todos estos personajes van tejiendo y destejiendo una trama de motivos tanto políticos como familiares, por los que Goya tomó la decisión de escapar de la España absolutista de Fernando VII, y encontrar retiro espiritual en la Francia de la restauración.

Sin embargo, si la reconstrucción histórica está bastante conseguida, la obra resulta deplorable en todos sus sentidos. Un falso ingenio vanguardista, que puede remontarse hasta Pirandello, que hace que el autor interpele, a través de una voz en off, a sus personajes, que corrija sus diálogos sobre la marcha o que les obligue a repetir algunas escenas, resulta cansino e incluso molesto, cuando el procedimiento se repite innecesariamente. Ello hace también que los personajes deambulen confusos y perdidos por el escenario, tratando de reconstruir entre todos la imagen fantasmal del personaje ausente. De tal modo que el espectador siente mucha piedad por los pobres actores, conminados a sostener ese espectáculo penoso, aburrido y falsamente simpático. Por desgracia, tampoco la escenografía, encargada al brillante artista Daniel Canogar, consigue salvar la situación. Faltas de potencia lumínica y de resolución, sus proyecciones resultan pobres e insípidas, no haciendo honor en absoluto a las soberbias videoinstalaciones por las que este artista es mundialmente reconocido. Se trata, al parecer, de un homenaje a la linterna mágica, pero resulta tan soso, como poco estimulante. De modo que finalmente el espectador está intentando pensar por dónde salir sin llamar la atención a los veinte minutos del comienzo de la representación.

Dramaturgia: José Sanchis Sinisterra. Directora: Laura Ortega. Intérpretes: Alfonso Delgado, Inma Cuevas, Alfonso Torregrosa, María Mota, Andrea Trepat, Fernando Sainz de la Maza, Font García. Iluminación: Francisco Javier Sarrión Mora. Videoescena: Daniel Canogar. Vestuario: Almudena Bautista. Música: Suso Saiz. Teatro Fernán Gómez. Madrid. Fotografías: David Ruiz.

About the author

Rosa María Criado Talavera es licenciada en Filosofía por la Universidad de Salamanca, especializada en Lógica y Filosofía de la Ciencia en la Universidad Autónoma de Madrid. Ha realizado estudios en el Istituto Lorenzo de' Medici en Florencia, en la Evans School de Los Ángeles, CA. y en los Goethe Institut de Madrid y Berlín.
Ha trabajado como responsable de Sensibilización de la ONG, Acsur- Las Segovias, y realizado multiples exposiciones como comisaria en Casa de América, sobre los crímenes de los paramilitares en El Salvador, o en El Círculo de Bellas Artes sobre Haití, en programas de concienciación social. Ha trabajado como responsable de Desarrollo en la Sección Nacional de Amnistía Internacional. Ha dirigido la Fundación para la Investigación de las Cooperativas de Trabajo Asociado. Ha coordinado exposiciones de Arte como Suite Venezia De Vicente Peris en Valencia y el Círculo de Bellas Artes en Madrid. Ha traducido algunos textos del inglés, como El análisis de la Belleza de W. Hogarth, Visor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *